Skip to content

¿Una barra de café o una cafetería?

¿Una barra de café o una cafetería?
¿Una barra de café o una cafetería?

¿Una barra de café o una cafetería?

Si no conoces mucho del mundo del café, te parecerá que una barra de café es lo mismo que una cafetería. Realmente, nada es exactamente igual a otra cosa, y nada más cierto para el dilema con el cual nos encontramos. 

Lo único que una barra de café y una cafetería tienen en común es que en ambas podemos comprar café. Nada más. Si te parece que esta es toda una revelación, definitivamente tienes que continuar leyendo este artículo. Lee hasta el final y conoce a qué hacemos referencia cuando hablamos de una “barra de café” y qué es lo que se conoce como “una cafetería”. 

¿Qué es una barra de café?

Una barra de café es sencillamente un sitio especializado en el arte del café.  En este lugar se busca elaborar café cuidando con excesivo detalle el tueste del grano, el molido y sus métodos de extracción, para posteriormente combinar creativamente con ingredientes de lo más inesperados, para obtener nuevos sabores y aromas complementarios. Sin duda alguna, esto constituye todo un arte. 

En otras palabras, una barra de café es un espacio en donde se busca complacer el paladar de un amante del café. Se trata de crear un lugar que sepa hacer buen café y que pueda satisfacer al más conocedor de los usuarios. Aquí se busca unificar la importancia de ejecutar rigurosamente el proceso y el arte espontáneo de mezclar sabores. 

¿Qué es una cafetería?

A grosso modo, una cafetería puede definirse como un establecimiento donde podemos encontrar disponibilidad amplia de bebidas (entre las cuáles está el café), además que podemos ordenar comida y aperitivos. Su principal diferencia con una barra de café es que el propósito de cada uno difiere.

Si bien es cierto que una cafetería puede ser frecuentada por muchos amantes del café, el objetivo de la misma no es satisfacer las demandas de un aficionado de esta bebida caliente. Por eso, en una cafetería es probable descubrir que las personas que preparan esta bebida no son baristas expertos, al menos no en su mayoría. Y eso está completamente bien, porque las cafeterías sí responden a otras necesidades.  

A una cafetería se va de paso por la mañana para obtener la deseada cafeína que permite aguantar el día. Además, este es el lugar perfecto para charlar y pasar un rato divertido con los amigos, incluso es ideal para leer un libro. Sin embargo, una cafetería no es un sitio al que se va para tener una experiencia sensorial de gran magnitud con una taza de café, y precisamente eso es lo que ofrece una barra de café. 

¿De dónde surge la idea de una barra de café?

Desde décadas atrás, la gente se ha reunido en lugares que sirven café. Las conspiraciones más alocadas de la historia se tejieron alrededor de tazas de café.  Luego, las franquicias como Starbucks Coffee y Gloria Jeans popularizaron su consumo, pero a expensas de la calidad. 

Las barras de café surgen de la necesidad de reinventar lo que hasta ahora se conocía como café. ¿Alguna vez has visitado una?

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
X
X